Dionisio López Cabral

Ediciones Pingüino Verde se complacen en publicar la primera y única edición digital facsímil del libro “Auras de Olvido“, del poeta santiaguero Dionisio López Cabral. Este libro, que fue impreso en muy pocos ejemplares que el mismo poeta vendía a sus amigos, a mediados de la década de los noventa, se agotó rápidamente. Hemos podido lanzar esta edición a partir de un ejemplar, autografiado, por cierto, que conservamos.

Dionisio López Cabral fue un gran artista

Dionisio López Cabral fue un artista de los de verdad. Heredó su sensibilidad, seguramente, de su padre, Antonio Sosa Cabral, periodista, y del gran poeta Manuel del Cabral, con quien estaba emparentado. Fue ensayista, animador cultural y, sobre todo poeta. Un gran poeta. Un verdadero poeta. De hecho, en todo Santiago se le conocía así: El Poeta. No era siquiera necesario citar su nombre.

Dionisio fue asistente de la página literaria del diario La Información. Además,  fue coordinador de actividades del museo de don Tomás Morel, a quien, por cierto, unió una gran amistad. Fue asimismo, gestor cultural de la Secretaría de Estado de Cultura. Dionisio López Cabral recibió numerosas distinciones y honores. En primer lugar,  la de poeta distinguido de la ciudad de Santiago. El colegio Cardenal Beras lo reconoció como eslabón perdido y paradigma rescatado de la poesía dominicana. Asimismo, el colegio Padre Emiliano Tardiff bautizó su concurso anual de poesía con su nombre. El taller literario Virgilio Díaz Grullón del CURSA-UASD reconoció sus aportes a la literatura. Fue miembro divulgador del Movimiento Contextual. Publicó, además, Soles de Agua,Memorias Poéticas de SantiagoDel Barro a la Identidad y Alegoría Vital, entre otros.

Una vida dura y un alma sensible

Dionisio López Cabral nació en Santiago, en 1956. vivía en El Ejido, en una gran miseria. La pobreza debía ser terrible para un alma tan sensible. Alguna vez, en Talanca, se le vio llorar, inconsolable, supobreza.

Pero Dionisio era rico en amigos. Era querido por todo el mundo. Y nadie lo dejaba solo. Sus amigos lo acompañaban a su casa, luego de comprarle la cena que compartiría con su padre. O lo invitaban a las suyas.

Pero Dionisio era rico en sensibilidad y en talento. Muchos le reprochaban la brevedad y la escasez de sus versos. Se equivocaban. Dionisio lograba concentrar toda la terrible belleza que sentía en apenas unas líneas. Una sola coma habría sobrado.

Sus poemas anunciaban el destino de Dionisio López Cabral. No hablaban más que de muerte, de esquirlas de cadáveres que retornaban con las olas, de voces, horizontes, ocasos muertos… Murió en el 2006. Tenía apenas 50 años. Pero Dionisio vive todavía en sus libros y en nuestra memoria.

Un gesto para Dionisio y para su padre

Con este libro, Ediciones Pingüino Verde busca honrar la memoria del poeta Dionisio López Cabral, a la vez que dar apoyo a su padre, quien aún vive. Los importes de las ventas de este libro les serán entregados íntegramente. Damos la bienvenida a cualquier voluntario que desee participar en esta iniciativa.

Please follow and like us:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *